Cine

‘El Conjuro 3’:… meh, ni está tan buena

La nueva cinta de esta saga, 'El Diablo me Obligó a Hacerlo', tiene buenos sustos y se salva solamente por sus protagonistas, Vera Farmiga y Patrick Wilson.
Ponen a los personajes por encima de los sacerdotes para hacer un exorcismo, un big no no. | Warner Bros. Pictures Latinoamérica

ESPECIAL.- El Conjuro 3: El Diablo me Obligó a Hacerlo es una película que cumple con todos los estándares de los Warren (sus estrellas de la vida real) y aún así me pareció aburrida y tediosa.

Y obvio me encantaron los sustos, un poco de la trama, pero todo se veía de fórmula.

Se salva por sus protagonistas, Vera Farmiga (para mí la nueva Scream Queen) y Patrick Wilson, pero en partes parece una copia de El Exorcista (encuadres, narrativa) y, al final, como SÚPER fan de esta saga y de las cintas de terror, me dejó esperando más.

Narra el caso de Arne Johnson, quien en su juicio por asesinato alegó que estaba fuera de sí y que se trataba de una posesión demoníaca. En la historia primero es un niño el poseído y luego él (argumento que salió de la realidad). Lo mezclan un poco con los satanistas de la época, pero no ahondan en el tema. Sobre eso les recomiendo la miniserie Los Hijos de Sam, de Netflix.

Yo seguiré viendo El Conjuro, si es que hacen más, por amor al horror, y sé que a muchos les encantó, pero uno espera que como representantes del terror contemporáneo (junto a La Noche del Demonio), fueran más creativos (o claros) en su argumento.

Nota: Contrasta con la vida real en cómo los Warren fueron criticados por usar el caso para su beneficio mediático que, a pesar de que no están, sigue.

★★✰✰✰

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: