Cultura

Sonideros de la Independencia: oficio hecho por amor y de relevancia cultural en NL

Conoce la oferta de LABNL, que en el mes de abril propone el formato de encuentro participativo en torno a las culturas que ocupan los laboratorios ciudadanos.
Cortesía CONARTE

MONTERREY.- Los sonideros de la Colonia Independencia y de la zona metropolitana de Monterrey aprendieron por amor, manifestó anoche la artista visual y documentalista Yasodari Sánchez, en su participación en el Encuentro Damita y Caballero, porque si no baila con ésta, no baila con nada…Y…¡Pon las buenas, Raulón! es la Independencia: Sintonía Sonidera, realizado en el Lab Cultural Ciudadano LABNL y transmitido por CONARTE a través de Facebook Live.

«Los espacios donde han pasado cosas, experiencias de vida a veces son más significativos que en la misma aula, a veces estar en la calle, en la naturaleza, el compartir los bailes construyen de otra manera lazos afectivos materiales e inmateriales de nuestra geografía, pero también de la psicogeografía, eso es la ciencia ciudadana», expresó.

Cortesía CONARTE

«Los entornos y contextos en donde se democratizan los saberes, desde lo material e inmaterial, la calle, la familia, la escuela, el barrio, y el amor porque todos somos expertos en experiencias, todos participamos colectivamente de la naturaleza, la cuidad, el cuerpo y sobre todo en la música, siempre acompañada del amor, porque el oficio de sonidero es un gran ejemplo de lo que es entender lo que es la ciencia ciudadana», señaló en este encuentro el cual giró alrededor del tema Cómo se Aprende con el Amor y la Ciencia Ciudadana.

En este encuentro participaron cinco de los sonideros más importantes de la colonia Independencia: Gabriel Dueñez, Sonido Dueñez; Jorge Rada, Sonido Rada Tropicalísimo Brisa del Mar; Mario Alberto Murillo, Sonido El Legendario de la Dinastía del Sonido Murillo; Pedro Valdez, Sonido Monarca y Mario Alberto Alfaro, Sonido Zorro Agustín.

La actividad forma parte del programa reflexivo del LABNL, que en el mes de abril se propone el formato de encuentro participativo en torno a las culturas que ocupan los laboratorios ciudadanos.

«Los sonideros de la Colonia Independencia hoy son ejemplo de resistencia y resiliencia, y patrimonio, en una sociedad cada vez más oportunista y consumista, son legado de memoria e identidad en una ciudad que se autonombra capital del conocimiento y la industria, pero que cada vez olvida a quienes la han construido», manifestó Sánchez.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: