Cultura

Rinden homenaje póstumo al poeta Iván Trejo

Como un amante de la literatura, un maestro entregado y guía para los jóvenes escritores fue recordado el poeta por integrantes del taller literario Liga Paradiso.
Homenaje Iván Trejo
Cortesía Conarte

MONTERREY.- Como un amante de la literatura, un maestro entregado y guía para los jóvenes escritores fue recordado el poeta Iván Trejo por integrantes del taller literario Liga Paradiso, en el homenaje póstumo Recordando a Iván Trejo, que trasmitió ayer Conarte a través de Facebook Live.

Iván Trejo fue poeta, editor y gestor cultural, quien se distinguió siempre por su entrega a la poesía y su vocación de servicio a quien quería aprender de la escritura como oficio o profesión y la exigencia en su trabajo editorial, señaló Bruno Javier, moderador en evento.

Iván Trejo falleció el 14 de enero del 2021 a los 42 años de edad.

En este homenaje, organizado por Conarte a través de la Casa de la Cultura de Nuevo León, participaron los escritores Bruno Javier, Juan Manuel Zermeño, Julio Mejía III, Merari Lugo, Olga Carrizales, María Fernanda Martínez y Míkel F. Deltoya.

«Es muy difícil estar haciendo una retrospectiva de alguien particularmente especial en nuestra carrera literaria, tanto como ser humano y escritor, creo que su partida fue un duelo nacional. Y en este proceso de duelo que todos tenemos, yo particularmente siempre trato de investigar lo que llama de las personas, que es su escritura y su filosofía», manifestó Juan Manuel Zermeño.

«Me puse a indagar un poco de todo esto de mi amigo que ya no estaba, buscando respuestas a preguntas que ni siquiera tenía muy en claro, solo sabía que ya no estaba quien me las pudiera responder. Me quedo con sus palabras de su filosofía de vida.

«Iván era un erudito precoz, era un joven que estaba muy atento de lo que era la escritura nacional, aparte, como editor tenía ya una propuesta en la editorial Posdata. Tenía un compromiso moral de leer a los que estuvieron antes de él. Decía que los seres humanos no debemos ser juzgados por las respuestas que damos, sino por las preguntas que hacemos. Gran parte de lo que se dio en la Liga Paradiso fue descubrir que cada uno de nosotros tenía unas particularidades muy heterogéneas, y él supo atrapar en particularidades y saber cuál era la concepción que cada uno teníamos en la poesía», apuntó.

«Él encontraba en la diversidad de las búsquedas personales de cada uno de nosotros una potencia poética y creativa, supo no imponernos un estilo, un error muy común en las dinámicas de los talleres a nivel nacional, sino el dejarnos ser y no limitarnos», señaló.

Por su parte, Míkel F. Deltoya leyó un texto que escribió especialmente para la ocasión que tituló Algunas palabras para el grandote.

«Iván Trejo, amigo, un padre, maestro, visionario, escritor, editor, traductor, y cuantas más ocupaciones que una persona de su calibre puede tener. Me enseñaste, como tu padre a ti a no tocar con las manos profanas, sino a través del taco esta bola de billar que es la existencia», manifestó.

«Nos miraste como un celador alerta a los chicos en el jardín de niños de las letras, secundabas nuestras loqueras. Gigante honrado, contigo no había puerta cerrada. Tenías un consejo preciso de la vida, de las letras. Recordarte duele, porque es innegable este vacío de tu ausencia. Para ti el camino de las letras solo está abierto para aquellos con rigor, entrega y pasión», expresó.

En su participación, Merari Lugo manifestó: «Lo que es Iván, es lo que dejó a través de nosotros, sobre todo lo que llegamos a ser como grupo, como la Liga Paradiso, que fue tener un amor y también una distancia adecuada con respecto a la lectura, que también significa cercanía para despegarse y poder decir: esto funciona y esto no.
“Nos leíamos entre nosotros, aprendimos a sobrellevar lo que para muchos eran las primeras críticas, para otros era más de lo mismo, pero el decirlo desde una hermandad y una sororidad, eso le daba un valor muy especial. Aprendimos a acompañarnos, a leer de otra manera, también de allí salieron textos que consideramos que podían resistir la prueba del tiempo; salieron muchas cosas y una amistad muy bonita», señaló.

En su intervención, Julio Mejía III manifestó que el homenaje más congruente al poeta Iván Trejo «es hablar sobre Iván de la misma manera que nos enseñó a hablar sobre literatura».

«Cuando pienso en Iván, pienso en la Liga Paradiso. Iván era el guía en este proceso, era respetuoso de nuestros procesos de lectura, de nuestras opiniones y se mostró siempre dispuesto a aprender de nosotros. Eso lo que yo más recuerdo, más valoro y lo que más agradezco de Iván es que me mostró una nueva manera de aproximarme a la literatura, dejó de ser una actividad solitaria, y se convirtió en una fiesta, en una celebración, en una reunión con las personas que yo más amo en el mundo», señaló.

Iván Trejo

Nació en Tampico, Tamaulipas, el 5 de agosto de 1978. Falleció el 14 de enero de 2021 en Monterrey, Nuevo León. Poeta, traductor y guionista. Participó en los talleres de Poesía impartidos por Mara Gutiérrez, Julián Herbert, Saúl Ibargoyen, Juan Bañuelos, José Kozer y Héctor Carreto. Becario del Centro de Escritores de Nuevo León en 2004. Premio Nuevo León de Literatura en Poesía 2006 por Silencios. Premio de Poesía Carmen Alardín 2008 por Los tantos días. Poemas suyos se incluyen en la Antología de poetas jóvenes mexicanos, Cuiria, y Antología Región sin Donde, Aullido, España, 2005.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: